miércoles, 22 de mayo de 2013

miércoles, 15 de mayo de 2013

Picnic en el Salón

 
 
Algunas noches son especiales...algunas noches hacemos picnics en el salón y nos olvidamos de las mesas y las sillas, tiramos la manta al suelo y alli cenamos viendo dibujitos. Normalemente lo hacemos cuando la cena se la pueden tomar ellos solos y no se puede derramar ni esparcir...porque sino sería un desastre.


lunes, 13 de mayo de 2013

martes, 7 de mayo de 2013

Punteando



Pocas cosas hacen más feliz a Mateo que cuando me ve sacar mi costurero, donde tengo todo el material relacionado con mi proyecto de punto de cruz. Se le ilumina la cara y enseguida me pregunta si me puede ayudar. Su ayuda consiste en tirar de la aguja y el hilo lentamenteeeeeee, muy lentamenteeeee....jaja... y aunque tardo más si el me ayuda no puedo dejar de negarle ese ratito en el que los dos estamos juntos haciendo algo que nos encanta. Le encanta venir conmigo a la mercería a comprar el hilo, le gusta buscar por número la madeja que vamos a utilizar y dibujar con un rotulador fluorescente los puntos que ya hemos bordado.
He intentado que el borde su propio tejido, dándole una aguja lanera y unas hebras de hilo pero se le escapa el hilo y se me frustra. Creo que tendremos que esperar un poquito más. Todavía es pequeño. Mi pequeño.




lunes, 6 de mayo de 2013

Playeando



{Beatles Forever} Papá






Hemos tenido la suerte de empezar los días de playa en una que es una auténtica maravilla. Un camino de tablas de madera te lleva a través de un paseo de pinos hasta la playa. Un playa semisalvaje, llena de tesoros, cañas, conchas, y demás regalos traidos por el mar y que para los niños son fuente inagotable de inspiración para crearse auntenticas películas de piratas.

Pudimos disfrutar muchisimo de nuestro día, ya que al ser los niños más grandecitos no tenemos que estar pendientes de si se comen la arena  de manera compulsiva  (ejem), si se les meten arena en los ojos, etc.. Ahora ya juegan solos, no se atreven mucho con el agua pues les da mucho respeto pero se lo pasan bomba en la orilla y explorando la costa.

Y los papis nos pudimos relajar un poco y beneficiarnos del mar para mejorar esa alergia tan persistente. Un regalo de día.

jueves, 2 de mayo de 2013

Primera experiencia de dar a luz

Mi hijo Mateo hace cinco años me hizo madre. Llegó al mundo con prisas, en un parto rápido, sin tiempo para darme cuenta de lo que pasaba, y nos tambaleó tanto..que a día de hoy creo que todavía se mueve el suelo bajo nuestros pies.
El parto de mi primer hijo no fué precisamente un parto respetuoso, mas bien todo lo contrario. Mas bien me sentí ( y suena muy feo pero fué así) como un trozo de carne al que sacan otro trozo de carne. El equipo médico entraba y salía de la habitación sin saludar, ni un hola, ni unas buenas noches, y ¡por dios! que cantidad de gente entraba y salía de esa habitación mientras yo estaba en la intimidad de dar a luz. Para mí, que soy super pudorosa, era una humillación estar alli tumbada, con mis partes al aire, y venga a entrar y salir gente que ni sabía quienes eran.
Al llegar al hospital me instalaron en monitores, estuve alli dos horas de las cuales durante hora y media nadie vino a dar una vuelta a ver como andaban las cosas, vamos que empezaron las contracciones más fuertes y mi marido tuvo que salir a buscar al equipo médico. Dicen que me estaban controlando desde otra sala pero ¡por Dios! hazmelo saber.
Momento espectacular el de la epidural... con contracciones fuertes entran dos personas en la habitación y a ver :" sientese, baje los hombros, saque la columna... no, no, no, no se mueva....¡vamos a ver si se mueve vamos a estar aqui mucho rato!.... Perdona...tengo un bombo de campeonato, no me respetas el espacio entre contracción y contracción para que me pueda colocar y además... que es la primera vez que me ponen la epidural..
Total que me la pusieron tan bien que solo se me anestesió el lado izquierdo. Con lo que todas las contracciones las soportaba en el lado derecho... simplemente decir que la cadera derecha se me ha quedado tocada. No tengo minusvalía ni mucho menos pero si dolores y demás si cojo peso.
Al poco de ponerme la epidural y entrar  y salir como medio hospital de la habitación me dicen que ya estoy preparada.. les digo que tengo ganas de empujar y me dicen que no, que no ha llegado el ginecólogo...ja! por supuesto las ignoré.
Me colocan, entra el ginecólogo y no me dice nada!! Ni buenos días, ni como estas...NADA... se coloca, empujo DOS  veces y me hace episotomía de caballo, me mete ventosa y me SACA al niño, al que al poco se llevan y no veo hasta 3 horas más tarde.

Ni recordar quiero el postparto. Con una episotomía que me cubría desde el ano hasta mi vagina, almorranas y posterior extreñimiento y dolores.



Imagen: Blog Beso de Amor


Al volver a revivir el parto y habiendo pasado ya cinco años me doy cuenta de muchas cosas. Y aunque lo pasé mal, me ha servido para vivir en primera persona lo que es un parto deshumanizado y entender a muchas otras mujeres.

Cuando leo casos de mujeres que han parido en casa las entiendo. Yo no lo haría porque, seamos sinceros, soy demasiado cobarde. Y la parte médica me puede, pero si entiendo la parte humana, cálida y familiar de dar a luz en tu hogar, en tu cama, rodeada de los tuyos... simplemente tiene que ser maravilloso.


Por otro lado yo no era consciente del daño que me había hecho mi parto hasta que me quedé embarazada de mi segundo hijo. Tenía auténtico pavor. Todo el mundo me decía que había sido muy afortunada porque al ser primeriza había tenido un parto muy rápido (apenas 6 horas), pero les respondía que lo había pasado fatal y ellas me decían claro es que parir duele. Pero aparte del dolor, que lógicamente tiene que dolor y se espera, fue la deshumanización de este momento TAN  IMPORTANTE en nuestras vidas como mujeres.
Ya en mi segundo embarazo investigué y descubrí que lo que me había pasado lo sentían muchas mujeres, supe inmediatamente que no quería exactamente para mi próximo parto, y aunque no hice un plan de parto y volví a parir en el mismo centro que con mi anterior hijo la cosa fue totalmente diferente. El segundo fue un parto MARAVILLOSO..Cuando escuchaba decir a algunas mujeres que parir es grandioso yo pensaba "están locas ja!" pero  Sí, sí, parir puede llegar a ser maravilloso y ME ENCANTARÍA volver a parir a mi segundo hijo, pero esa historia la contaré en otro momento.

Y lo más grandioso de todo es la naturaleza y el saber de la mujer, que a pesar de pasarlo tan mal, sólo dos días despues de parir, al volver a casa con nuestro hijo ...ya quería volver a ser madre. El mundo se veía diferente.. es algo que no se puede explicar, yo creo que la mujer vuelve a nacer cuando da a luz... simplemente hay que saber reconocerlo.