sábado, 25 de junio de 2016

Mi sensibilidad y el estrés

Como persona altamente sensible me estreso con facilidad y lo más curioso es que no me he dado cuenta hasta hace un par de semanas, cuando mis niveles de estrés llegaron a ser un problema y tuve que parar y bajarme del mundo... si..eso que algunos que me conocéis un poco sabéis que me gusta tanto... esta vez no fue por gusto.. fue por pura necesidad física y psíquica.



He bajado el ritmo y me he apuntado al movimiento slow... yo ya era afín a esta corriente y esta forma de ver la vida pero ahora es una necesidad vital para mi... simplemente o bajo el ritmo o el ritmo me baja a mi..

Sigo un blog sobre personas altamente sensible que se llama "El don de la sensibilidad". A continuación os copio un articulo donde trata el tema de los PAS y el estrés. Muy interesante para entendernos mejor.

"Para muchos las vacaciones han acabado. Si todo ha ido bien, has podido descansar, has conseguido cargar las pilas y has sabido deshacerte de esa carga pesada del estrés acumulado durante el año laboral. Si todo ha ido bien, decía, y ojalá que sea así ya que, para bastantes PAS, irse de vacaciones a un lugar desconocido, pasando por aeropuertos con miles de personas o conduciendo por carreteras con mucho tráfico, también puede suponer tensión y nervios...
Como seguramente ya sabes, una de las muchas características de la persona altamente sensible o sensitiva es su desarrollado sistema neurosensorial, implicando que sus sentidos captan miles de veces más información de todo tipo que los sentidos de una persona con una sensibilidad normal o media. Esto implica que la PAS, desde el momento en que se despierta por la mañana hasta el momento en que el sueño termina con sus horas de vigilia, está siendo bombardeado con datos -con estímulos- que, en su gran mayoría, ni siquiera le interesan y que no buscaría conscientemente, pero que le llegan sí o sí. Esto cansa. Cansa tener que recibir y digerir información; cuanta más información recibes, antes te cansas, PAS y no-PAS igual. Y si la PAS recibe y digiere mucha más información, es fácil de entender que se cansa mucho antes. Tal cual.

En el día a día y yendo a más
Cada uno tenemos de nosotros nuestra carga fija de estímulos diarios: el despertador que toca, prepararse para ir al trabajo y siempre con el tiempo limitado, preparar a los niños para que vayan al cole, controlar si llevan la mochila completa, el bocata, el coche (ups, hay que echar gasolina), atasco, la cita laboral (¿Lo he preparado lo suficiente?), el móvil que suena cuando estás conduciendo, algún susto puntual... etcétera, etcétera. Esto, las cositas normales de cada día, para la mayoría de las PAS ya es más que suficiente como para ir moderadamente estresada. Ahora, añade algún extra como, por ejemplo, una cena a la que tienes que ir otener invitados en casa y tener que organizar y prepararlo todo tú, o que te llega una noticia que te emociona mucho, o que tienes que desplazarte en avión/tren/bus por el trabajo, tienes que dar una conferencia, te toca entregar algún encargo... Ya me entiendes, el estrés va in crescendo.
Y añado un poquito más: un familiar enfermo (en el hospital), unamudanza, un trabajo nuevo, un embarazo. Y todo, todo lo que acabo de describir, se va amontonando. Y ni siquiera hemos hablado de temas comodivorcio/separación, tener que cuidar de un familiar mayor y enfermo, enfermar, entrar en el paro.
Todo esto es más que suficiente para que una no-PAS se estrese, o sea, imagínate como es para una persona que ya se puede estresar de sobremanera por tener que estar esperando su turno en el supermercado concurrido, con su iluminación excesiva y alguna música "calmante" de fondo...

La adrenalina
Un poco de estrés no es grave; nos activa, nos permite aprender y hacer cosas nuevas, salir de la zona de confort y crecer como persona e, incluso, nos puede aportar esa sensación agradable de haber sido productivo o útil. El problema, sin embargo, tiene que ver con la sobrecarga del estrés por los acontecimientos "extra" para los cuales no estamos preparados, por ejemplo por falta de tiempo disponible o falta de tranquilidad anímica, ambos tan necesarios para poder acoger y asimilar el exceso de estímulos que los extras conllevan. Diciéndolo de una manera simple: aparte de la adrenalina que se dispara con el estrés de fondo, el estrés del día a día y que normalmente somos capaces de "digerir" durante los momentos del descanso, por culpa de los "extras" nuestro sistema empieza a producir cortisol cuya función es la de mantener los niveles de adrenalina altos para que podamos seguir afrontando todo lo que vamos encontrando por el camino. Y es entonces cuando empezamos a tener cada vez más dificultad para desconectar y desestresar. Recuerda que la PAS, la persona altamente sensible, se vuelve hipersensible cuando su organismo llega al punto en que el estrés ha superado la capacidad regenerativa del organismo. Es importante conocer los señales de tu cuerpo que te avisan que necesitas parar, que necesitas borrar actividades de tu agenda, que necesitas decir que no y que conviene delegar o buscar ayuda.

Los señales que alertan
Elaine Aron, en su libro "Psychotherapy and the Highly Sensitive Person" (psicoterapia y la persona altamente sensible) nos habla de las cuatro características esenciales de la sensibilidad: procesar toda la información de manera profunda, facilidad para la sobre-estimulaciónintensidad emocional sensibilidad sensorial. Si hablamos del estrés hablamos de lasobre-estimulación. Las PAS se sobre-estimulan con facilidad porsaturación. Nos saturamos antes porque recibimos cantidades ingentes de información, de estímulos. Por cada cosa que nos pasa, por cada cosa que vivimos, recibimos miles de veces más información que las personas con mediana sensibilidad. Y el cuerpo se resiste. No somos todos iguales, pero normalmente las primeras señales de sobresaturación suelen ser: 
  • dolor de cabeza
  • tensión muscular
  • irritabilidad
  • manos/pies fríos
  • comerse las uñas
  • fumar/beber más de la cuenta
  • comer demás/dejar de comer
  • ataques de llanto
  • falta de ganas/cansancio
  • dolor de barriga
  • presión en el pecho
  • ataques de rabia
  • alta tensión
  • herpes labial
Haz caso a las señales, sobre todo cuando se repiten, y para. Ya sé que "el mundo" es exigente, pero algo, algo conviene hacer para evitar males peores. El estrés crónico no es broma: enferma.

¿Qué puedes hacer?
Evidentemente, lo primero es reconocer que estás estresado. Existen técnicas para desestresar, empezando con ejercicios de respiración y diferentes maneras de practicar la meditación, incluso hacer ejercicio como senderismo (¡Estar en la naturaleza!), correr, tai chi, yoga... Para las PAS es igual de importante y efectiva cualquier actividad artística como dibujar, pintar, escribir (y leer), tocar y escuchar música, etcétera. Hoy día hay mucha información disponible en Internet y te aconsejo iniciar una pequeña búsqueda si no se te ocurre nada que te pueda servir.

Conclusión
Recuerda que no eres débil. El hecho que te estreses antes que una persona con una sensibilidad media no quiere decir que seas menos persona, quejica, llorón o bicho raro. Solamente significa que tu sistema neurosensorial capta más información y que por eso te saturas antes. Saturación significa sobre-estimulación, y sobre-estimulación significa estrés.
Intentar hacer más de lo que sanamente puedas (a lo mejor insistes y aguantas porque los demás son capaces y no quieres ser menos) es una mala idea ya que desequilibra (te hace hipersensible) y enferma.
No cargar tu agenda, reconocer las señales de tu cuerpo y parar para desestresar no solamente es una buena idea, sino que, para la PAS que eres, es necesario. "

miércoles, 16 de marzo de 2016

Respira... Sigue respirando...



Cuando eres una persona altamente sensible debes comprenderte y conocerte... mejor primero conocerte y después comprenderte.. comprender tú manera de sentir la vida, y aceptar que eres así, es tu manera de respirar el aire, única, y solamente tuya, la que debes amar y respetar.

Llevo como unos tres años en los que mi sensibilidad va en aumento. Esto se refleja sobretodo en mi búsqueda espiritual, pero también en aspectos más del día a día, más terrenales y mundanos. El grado de aceptación de la violencia en mi caso raya el valor negativo. No soporto ningún tipo de violencia y ello me está produciendo algún que otro contratiempo e incompresión en mi entorno porque la violencia se tolera hoy en día y forma parte de nuestra vida diaria ya sea de una manera u otra. Lo respeto, cada cual que vea lo que le apetezca, pero yo no puedo. Normalmente me pasa con cosas que echan por la tele o bien películas del cine. Más con la televisión porque en el cine cuido mucho mi elección. Es normal que salgan asesinatos, peleas, violaciones, etc.. mi sensibilidad no me lo permite. No es que juzgue que se transmitan ( ese es otro tema), es que me pongo en la piel del atacado, sintiendo su dolor, y también del atacante, sintiendo su odio.

Toda esta reflexión nace de los sentimientos causados por ver la película "El Renacido". Una queridísima amiga mía online me la recomendó con matices. Esta película me llamaba la atención pero en el trailer vi muchas escenas violentas. No sabía si la película en general lo sería o utilizaron ( como suele hacerse) las escenas más violentas para atraer al público. Me la recomendaron porque mi santuario es la naturaleza y en esta película los paisajes te sobrecogen el alma. Así que desde aquí mi agradecimiento a la persona que me la recomendó porque realmente me encantaron. Pero qué pasó. En la sacralidad de los bosques se relataba la agonía de un ser humano. No sólo eran las escenas violentas ( totalmente justificadas para la historia que se narra), era el sufrimiento en estado puro por sobrevivir. Respira...sigue respirando... y yo seguía su consejo... Su agonía se convirtió en mi agonía... su ganas de sobrevivir me partían el alma... esa fuerza interior me tocó profundo...
Respira... sigue respirando... ¿ qué otra cosa podía hacer?...

Observé fascinada como se reflejaba en la pantalla la locura humana, como en medio de bellisimos paisajes se desarrollaban acciones propias de la codicia y la sin razón. La ambición y la falta de humanidad se daban la mano, recuerdo que no dejaba de preguntarme, ¿ cómo podemos hacernos esto los unos a los otros?... ¿hasta dónde somos capaces de llegar?... ¿ por qué no somos capaces de ver?...

Respira... sigue respirando... ¿qué otra cosa podía hacer?..







jueves, 28 de enero de 2016

MitasmumXstich *Angel de la Guarda*

Cuando bordo ¡florezco!, ir añadiendo poco a poco hilos sobre tela, puntada a puntada, creando bellezas que están escondidas y desean salir a la luz a través de mi aguja...

 Cuando bordo.. desaparezco.. y me convierto en hilo, aguja, tijeras, tela y patrón...

Muestras de bordado realizado en el año 2007/2008 con vistas al nacimiento de mi primer hijo... parece que este angelito cumplió su misión guardándote hasta el día de hoy.

*Ángel de la Guarda*










lunes, 25 de enero de 2016

Solitarias...

¿Por qué somos las personas cómo somos? ¿Qué lleva a unos a querer y necesitar cómo el aire que respiran la soledad y otros sólo salen despavoridos ante tal perspectiva?

Yo simplemente amo la soledad. No concibo mi vida sin ella. ¿Podrías dejar de respirar? Yo no podría dejar de disfrutar de mi inmensidad interior sin desequilibrarme por dentro. Siempre, desde siempre, recuerdo tener esta necesidad. Es cierto que con los años si disfruto más de las personas, pero la soledad...oh... ¡qué bella y llena de vida está!.

Divagando por la red encontré un estudio, llamado "Los solitarios tienen un cerebro especial",  donde se recoge el por qué de las personas solitarias. En resumen, ya que no soy psicóloga y mis conocimientos son limitados, viene a decir que a las personas solitarias no se nos activa una zona del cerebro relacionada con las recompensas. Las personas, al relacionarse, el área relacionada con las recompensas se activa, es decir, que al relacionarse con otro obtiene algo, a los solitarios esto no nos ocurre y al relacionarnos con otras personas no se nos activa esta zona en concreto. Supongo que cuando disfrutamos de nuestra soledad si que se nos deben activar ( ¡y con fuegos artificiales!) esta zona de recompensa.

Me ha resultado muy curioso este estudio, porque ahora entiendo muchas cosas de mi comportamiento. De nunca, he tenido la necesidad de contarle a los demás mis problemas. Cuando era más joven y alguna vez le contaba algo que me preocupaba a alguna amiga o familiar muy pocas veces obtenía una respuesta que a mi me reconfortara realmente. Siempre he preferido buscar mi propio camino porque mejor que yo no me conoce nadie.

Ser así debe ser muy difícil para las personas que me rodean, y supongo repercutirá en aumentar mi soledad... como una rueda que gira y gira...

Muchas veces leo que la soledad no es aconsejable, que las personas que somos solitarias tenemos más riesgos de morir, más posibilidades de sufrir una depresión y otras tantas de calamidades más...
Que debemos esforzarnos en ser quién no somos relacionándonos con los demás y realizando actividades que no nos llenan... y todo sea que no te salgas del camino marcado. Te hacen pensar que algo va mal contigo y yo, sinceramente, cada vez me parecen más absurdas estas presiones sociales.

Debemos  partir de que no todas las soledades son iguales, las hay hermosas y liberadoras, donde tu alma puede florecer hasta el infinito.. y no nos sintamos culpables por disfrutarla... al contrario.. siéntete orgulloso de poder conectar con tanta profundidad con tu alma. A veces me ha comentado, con sentimiento de culpa, personas que disfrutan estando solas,,, como si fuera malo, incorrecto, anormal... para mi lo anormal es no escucharte y no vivirte desde dentro...

¡Siéntete libre y orgullo de quien eres!









viernes, 1 de enero de 2016

De nuevo...

Me has pedido que vuelva a escribir en este rincón creado desde el alma... dices que te produce ternura leerme...
Te contaré un secreto, la verdad es que me da reparo abrir mi alma en este espacio público y compartirlo con personas que no conozco... por otro lado, siento un inmenso deseo de compartir cosas bellas con el resto ... hay tanta tanta belleza en el mundo, es tan hermoso este planeta en el que vivimos que me quedo pequeñita ante tal inmensidad. Me gustaría escribir cada día, pero las horas se me van. Hay tantas cosas que hacer cada día, tantas obligaciones que atender, que se me va la vida y yo sin enterarme.

Ha sido un buen año, ¿verdad?... muy tranquilo y sosegado. No ha habido grandes sobresaltos, solo nos hemos ido asentando poquito a poco en nuestra nueva vida, acostumbrándonos a las nuevas paredes de nuestra pequeña casa, adaptándonos a sus reducidas dimensiones donde sí que tiene cabida de sobra todo nuestro amor.

Que curiosa es la vida... la verdad es que tiene personalidad propia. Tú, nosotros, nos rompemos la cabeza haciendo planes, organizando y planificando, buscando siempre la mejor y más efectiva manera de hacer..y luego.. luego llega ella, fresca, desenfadada, llena de ilusión y te lleva, sin preguntarte si estás de acuerdo, por su camino ya trazado. Muchas veces te quedas descolocado... pero con el tiempo...a veces pronto, a veces más tarde, sólo puedes rendirte ante ella, y reconocer que su camino es el mejor que pudiste tomar... yo personalmente sólo aspiro a rendirme a ella.

Este pensamiento me invade una y otra vez... ¡¡ME RINDO VIDA!! quiero rendirme... me cuesta mucho pero cada día lo intento... ¡¡ME RINDO VIDA!!

Feliz año 2016... que se nos llene el alma de más amor si cabe... te amo.